Tienes alguna consulta?
+593 98 401 9406
contacto@manuhiri.com
10 RAZONES PARA ASISTIR A TERAPIA
23 de febrero de 2021
Psicología
Manuhiri Empatia Emocional > Psicología > 10 RAZONES PARA ASISTIR A TERAPIA

En la actualidad aún una gran cantidad de personas sigue pensando en la terapia psicológica como un sinónimo de debilidad, cuando, muy por el contrario, asistir al psicólogo puede ayudarte a fortalecerse tanto emocional como mentalmente, y además puedes llegar a descubrir las herramientas que necesitas para adaptarte y superar cualquier tipo de situación que pueda generar conflicto en tu vida.
Si embargo, este sigue siendo un tema tabú en nuestra sociedad, y debemos aprender a hacerlo parte de nuestra vida poco a poco, empezando por considerar los beneficios que esto puede llevar a tu vida:

Abrir tu mente a más posibilidades

Asistir a terapia va a permitir que tú realices un análisis a profundidad de ellas cosas que llevas contigo, y a la par vas a poder considerar otras perspectivas que seguramente solo, no hubieras tomado en cuenta.

Te ayudará a sentirte mejor

Si bien la terapia no está dirigida a darte ánimos y buenos deseos, es un espacio donde puedes sacar de tu sistema todo aquello que te aqueja y donde vas a poder aclarar tus ideas, dudas y conflictos con la guía del terapeuta.

Encontrar herramientas propias

Usualmente las personas acuden a terapia cuando hay conflictos que ya no pueden manejar por sí mismos, la terapia va a permitir que bajo la guía de un profesional, tú puedas encontrar y seleccionar cómo manejar tus problemas en base a lo que tú buscas.

Equilibrio entre tú y los demás

Ir a terapia te permite considerar que no existe sólo tú propia realidad y tomar en cuenta que más allá de nosotros, las demás personas también están tratando de sobrellevar sus problemas propios y es necesario ser empáticos para no provocarnos ni provocar más problemas.

Estás en un espacio seguro

La terapia está caracterizada por su confidencialidad con el paciente, lo que permite que te puedas sentir seguro de hablar con tu psicólogo sobre lo que necesites, sabiendo que no estás en riesgo de ser juzgado o sentenciado. (A excepción de situaciones específicas)

Libertad para expresarte

Acudir a terapia te abre un espacio donde eres tú mismo, sin la influencia de tu entorno social o familiar, tu terapeuta es una persona que te conoce desde 0 y con quién puedes entablar una relación de confianza donde te sientas libre e expresar tus sentimientos, miedos, dolores, sin sentir temor a equivocarte o cambiar la imagen que proyectas de ti.

Superación

Existen distintos motivos por los cuales las personas asisten a terapia, sin embargo muchos de ellos se relacionan con pérdidas o traumas, esto significa que quien acude a consulta busca la resolución o término de sus sentimientos, el psicólogo va a proporcionar una guía y un sostén durante todo el proceso para que la persona pueda volver a salir adelante por si misma.

El terapeuta no es tu amigo

Si bien es cierto existen muchos terapeutas que se ganan la confianza y empatía de sus pacientes a tal punto que pueden ser considerados sus amigos, pero hay que tomar en cuenta que es importante no olvidar que esto no es así, cuando tú acudes a terapia el terapeuta va a tratar tus problemas sin ningún tipo de influencia emocional o sentimental, lo que hará que su trabajo sea objetivo y tú puedas recibir una retroalimentación clara y precisa.

La terapia es tú momento

Cuando asistes a terapia, aunque vayas a hablar de cómo te hacen sentir los demás, es un momento donde tú puedes descargarte y donde nadie más que tú y el terapeuta tienen un lugar, es tu momento de esparcimiento emocional y mental donde nadie más puede intervenir.

Te hace sentir valiente y empoderado

Como mencionamos en un inicio, dado que vivimos en una sociedad donde se sigue pensando que los psicólogos son personas que curan gente loca, la terapia sigue siento un tabú, la decisión de asistir suele tornarse difícil para algunas personas, pero una vez que veas frutos de tu proceso en ti, en tu vida y en tus relaciones, vas a sentir que asistir a terapia fue una buena decisión a pesar de todo lo que la gente pueda pensar al respecto.
Asistir a terapia debe ser una decisión tomada conscientemente y sin sentir la obligación de hacerlo, cada persona vive, siente y piensa de distinta manera, por lo cual cada proceso va a ser completamente diferente en todos, solo se necesita dar el primer paso y atrevernos a enfrentarnos con nosotros mismos.