Tienes alguna consulta?
+593 98 401 9406
contacto@manuhiri.com
Orientación Sexual
31 de agosto de 2020
Psicología
Manuhiri Empatia Emocional > Psicología > Orientación Sexual

Qué es la orientacion sexual??

El término orientación sexual se refiere al sexo (masculino o femenino) hacia el que una persona se siente atraída. Hay varios tipos de orientación sexual que se suelen describir como:

  • Heterosexual (o “hetero”). Las personas heterosexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros del sexo opuesto: los hombres se sienten atraídos por las mujeres, y las mujeres sienten atraídas por los hombres. A veces, se conoce a los heterosexuales como “hetero”.
  • Homosexual (gay o lesbiana). Las personas homosexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros del mismo sexo: las mujeres sienten atracción por las mujeres y los hombres sienten atracción por los hombres. El término “gay” se suele usar para referirse a una persona homosexual (sea hombre o mujer). A las mujeres homosexuales también se las llama lesbianas.
  • Bisexual. Las personas bisexuales sienten una atracción romántica y física por los miembros de ambos sexos.

PODEMOS ELEGIR NUESTRA ORIENTACIÓN SEXUAL?

Ser heterosexual, homosexual o bisexual no es algo que una persona pueda elegir ni elegir cambiar. De hecho, las personas no eligen su orientación sexual, del mismo modo que no pueden escoger su estatura ni su color de ojos. Se calcula que aproximadamente el 10 % de la gente es homosexual. Las personas gays están presentes en todos los ámbitos de la vida, todas las nacionalidades, todas las etnias y todos los grupos sociales y económicos.

Nadie entiende por completo qué es exactamente lo que determina la orientación sexual de una persona, pero lo más probable es que se deba a una variedad de factores biológicos y genéticos. Los expertos médicos y organizaciones como la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) consideran que la orientación sexual forma parte de la naturaleza de una persona. Ser gay no se considera un trastorno mental ni una anomalía.

A pesar de los mitos y de los conceptos erróneos, no hay pruebas de que la homosexualidad esté causada por las experiencias vividas en la primera infancia, el estilo de crianza ni la educación recibidas.

Los esfuerzos por cambiar la orientación sexual de una persona de homosexual a heterosexual (a veces conocidos como “terapia de conversión”) han demostrado ser ineficaces y pueden ser perjudiciales. Los profesionales de la salud física y mental advierten de que no se debe hacer ningún esfuerzo para cambiar la orientación sexual de una persona.

Cómo se pueden sentir los adolescentes homosexuales

Al igual que sus compañeros heterosexuales, los adolescentes homosexuales se pueden estresar por los estudios, las notas, la universidad, el deporte, las actividades, los amigos y el hecho de “encajar”. Pero, además de eso, los adolescentes homosexuales suelen tener que hacer frente a un estrés adicional, con cuestiones como tener que ocultar quiénes son, la posibilidad de que los acosen por ser gays o de enfrentarse a prejuicios y estereotipos por haber sido sinceros sobre su orientación sexual.

 

Se suelen sentir diferentes de sus amigos cuando la gente heterosexual que los rodea empieza a hablar de sentimientos románticos, citas y sexo. Es posible que sientan que todo el mundo espera que sean heterosexuales. O pueden sentir que deben fingir sentimientos que no tienen solo para quedar bien y “encajar”. O tal vez sientan que deben negar quiénes son y ocultar una parte importante de sí mismos.

A muchos adolescentes homosexuales les preocupa si serán aceptados o rechazados por sus seres queridos o si la gente se sentirá molesta, enfadada o desilusionada con ellos. Este miedo a los prejuicios, la discriminación, el rechazo o la violencia puede llevar a algunos adolescentes que no son heterosexuales a llevar en secreto su orientación sexual, incluso ante amigos y parientes, que podrían brindarles apoyo.

Es posible que a los adolescentes homosexuales les lleve un tiempo procesar sus sentimientos y aceptar este aspecto de su propia identidad antes de revelar su orientación sexual a otras personas. Muchos deciden explicar cuál es su orientación sexual a unos pocos amigos y familiares que los comprenden y los apoyan. Esto se conoce como salir del armario.

Para la mayoría de la gente, salir del armario requiere valentía. En algunas situaciones, los adolescentes que declaran abiertamente su homosexualidad se exponen más a sufrir la intimidación y el acoso que aquellos que no lo hacen. Pero muchos adolescentes gays, lesbianas y bisexuales que salen del armario ante amigos y familiares se sienten plenamente aceptados por ellos y por su comunidad. Se sienten cómodos y seguros por sentir atracción hacia personas del mismo sexo. En una encuesta reciente, los adolescentes gays que habían salido del armario indicaron que se sentían más felices y menos estresados que quienes no lo habían hecho.

Como todos sabemos la expresión “salir del clóset” hace referencia a decir públicamente que nuestras preferencias sexuales y emocionales son distintas a la heterosexualidad, si bien no existe un patrón o una guía de pasos para seguir y salir del clóset de la misma manera, es importante entender que siempre debemos procurar nuestro bienestar físico, mental y emocional. Cada persona vive una realidad diferente bajo sus propias condiciones familiares, emocionales, económicas y sociales que pueden influir en la decisión de abordar el tema.

Debido a esto se entiende que todos vivimos este proceso de manera diferente, pero siempre vamos a necesitar sentirnos respaldados y apoyados, es necesario informarse, buscar ayuda en personas que hayan vivido una experiencia similar, preguntar, y sobre todo entender que no hay nada de malo en sentir atracción hacia personas de tu mismo género, o no identificarte con el género que naciste, debemos despojarnos de todos los prejuicios que puedan nublar nuestro bienestar.

Aunque pareciera que actualmente nuestra sociedad comienza a ser más tolerante, esto es cierto en un porcentaje muy bajo, porque si bien cada vez hay más visibilidad para la comunidad LGBTQI+, a su vez esto produce que las personas intolerantes hagan se hagan más presentes y traten de vulnerar más nuestros derechos. El camino de aceptación es un proceso individual que depende tanto de las herramientas que una persona tenga a su alcance para entender la situación, como del entorno del que se rodea y la influencia que este tenga en la persona.

Usualmente la familia es quien nos inculca valores y principios, y muchas veces podemos confundir el respetarlos con él no aceptarnos; crecimos en un país donde hasta hace poco más de 20 años ibas preso por no ser heterosexual, una sociedad que siempre ha juzgado lo que se sale de lo “común” como algo malo, esto nos confunde y genera culpa en quienes se sienten mal por no cumplir con lo que toda la vida nos han enseñado.

La aceptación llega cuando entendemos que el mundo evoluciona y nosotros con él, que las personas malas son quienes hacen daño no quienes sienten y piensan diferente, que las personas que te aman te van a apoyar siempre y que puede que a ciertas personas les cueste más que a otras pero es comprensible, porque el crecimiento se trata de eso, de estar abierto a entender y aprender cosas que son nuevas para nosotros.