Tienes alguna consulta?
+593 98 401 9406
contacto@manuhiri.com
¿Qué esperar de una sesión de terapia?
13 de agosto de 2020
Psicología
Manuhiri Empatia Emocional > Psicología > ¿Qué esperar de una sesión de terapia?

La primera sesión de terapia psicológica, traerá un poco de prejuicios y preocupación para el consultante.

Exponer los detalles de su vida a una persona a la que no conoce se convierte en un reto que muchas personas prefieren evitar. Para nosotros como profesionales en salud mental, es primordial conocer las razones por las que las personas llegan a solicitar ayuda. Nos interesa conocer claramente las demandas de cada paciente, para acto seguido empezar a construir la estrategia de trabajo en el proceso de acompañamiento psicológico.

Una vez claros terapeuta y paciente de los objetivos a alcanzar, acordar fechas, horarios y valor de cada consulta, encontrando siempre la forma de que exista un intercambio justo.

Mas adelante el enfoque va al contexto de vida de la persona, esto ayuda a entender su vida familiar, amorosa, profesional y social. La construcción del vínculo es sumamente para poder generar la confianza necesaria para que todas las capas que rodean el motivo de consulta del cliente puedan ser vistas.

Los últimos minutos de la primera todas las sesiones que dure el proceso, se dedican al cierre de la misma, con conclusiones y tareas hasta el siguiente encuentro.

Tanto en línea como presencial, un encuentro terapéutico debe contar con un ambiente libre de prejuicios y filtros morales, cálido, abierto a la escucha y muy informativo, todo esto dentro de los 60 minutos de tiempo promedio.

El papel del terapeuta dentro de cada sesión es mantener siempre una escucha activa que rescata el discurso y los datos reveladores del malestar de cada uno de los consultantes; en su gran mayoría, las personas acuden a terapia dando más importancia a su relato, al hecho en sí, que a su verdadero malestar, ya que en su generalidad aún no saben distinguirlo.

El trabajo terapéutico se encamina a apuntar y reconocer de la mano con el cliente la causa real, el fondo y ramificaciones al mismo tiempo de cada conflicto, quien en un punto cumbre de la sesión, de repente, abre su visión y la claridad llega de manera fluida y armónica. La posición del terapeuta es totalmente diferente a la del resto de personas que rodean al consultante, no es una postura maternal que comprende y da cariño, sufriendo a su lado simpáticamente, no es la de un amigo que socapa comportamientos y actitudes inequívocas en una noche de copas, que le dañan y dañan a su entorno. El papel del profesional es transmitir a su paciente, por medio de reflejos, confrontaciones empáticas algo que ha dicho sin prestar la suficiente atención, para con ellas pueda reconocer determinadas relaciones que irán conectando con la fuente del dolor o del acto que gatilla un comportamiento no deseado; un profesional en salud mental/psicólogo, es una persona que escucha y dice verdades, las verdades que ninguna otra persona tiene la licencia de decirlo que aunque las dijera no serían escuchadas de la misma manera, ni con la misma receptividad-

Cada ser humano es único e irrepetible y así es como experimenta cada situación. Por lo tanto, la vida no es lineal, es decir no sucede lo que nosotros creemos que debería suceder. En terapia puedes observar, sentir, reconocer y decidir qué camino tomar a partir de hacia dónde quieres dirigirte.

La responsabilidad que tienes de tu vida, la capacidad de elegir y por supuesto que ninguna elección es gratuita, todo tiene un precio, si tomamos algo dejamos otra cosa, sin embargo, eres tú el que le da el sentido y la forma a lo que elije y a las eventualidades que surgen.

RECUERDA: ”" Lo que ignoro permanece, lo que conozco lo transformo””.